El final del misterioso de la ropa interior perdida

  •  
  • 933
  • 10
  • 3
  • Spanish 
Jul 19, 2012 12:04 ladron ropa interior alejandra calzón
El timbre sonó. Alejandra vio por la mirilla: era la policía.

"Deberían han hallado mi ropa interior..." chistó ella mientras desbloqueaba la cerradura.

"Buenos dias, señora." dijo el policía.

"Buenos dias." contestó Alejandra. "¿Han encontrado mi ropa interior, y el perverso que la ha robado?"

"No, pero vinimos para decierle que habían unos otros robos identicos."

"¡¿Veeee?! ¡Se lo dije!" dijo Alejandra con mucha satisfacción. "¿Por qué fue que no me escuchan? ¡Sé un criminal cuando lo veo y esto era un criminal muy malo y furtivo!"

"Ya veo. Pues, lo siento que no podíamos tomarle en serio, pero en realidad calzones robados normalemente no son nuestro prioridad más alto." dijo el policía.

"¡¿Por qué no?!" dijo Alejandra, "¡A algunas personas, sus calzones son algunas de sus posesiones más preciosas! No puedo reemplazar eso calzón que fue robado, fue tejido por mi ex-novio, ¡es una de un tipo en todo el mundo y ahora está perdido!" lloró Alejandra.

"¿Su...su ex-novio se lo tejió?" preguntó el policía.

"Sí...lo tejió con amor. ¿Y? Era muy dulce, sólo le rompí porque él no podía complacerme sexualmente." ella respondió en actitud defensiva. "Él podía ser de cualquier cosa quería, tenía mucho talento...pues, salvo esa sola cosa." dijo con un cogimiento de hombros.

"Ya veo." dijo el policía. "Pues, si dio con alguna información que cree quizas ayudarnos pillar la ladrón, por favor llamenos. Y no se deje estar sola afuera despues de anochecer, no sabemos cual tipo de persona nos estamos encargando aquí."

"Sí, por supuesto, lo haré. Espero que para llegar que ver este perverso, ¡quiero mi colzón de vuelta! ¡Ay, esta persona, querría apuñalarse en su pie estupido para llevar mi ropa interior! ¡que cara tiene!" ella despotricó, daba una pisada fuerte de frustración.

"Ehhh...sí. Pues, voy a ir y tratar de pillar su perverso y encontrar su ropa interior, ¿está bien?" dijo el policía.

"¡Sí! Y por favor pongame al corriente de actualizaciones cualquieras de nueva."

Así lo hicieron: el día siguiente, un día oscuro y con una tormenta, el timbre sonó otra vez. Y, como ayer, era la policía...

"¿Sí?" preguntó Alejandra.

"Encontramos el ladrón y su ropa vieja." dijo el policía con un sonrisa grande, "lo tenemos abajo, ¿quiere conocerlo?"

"¡Ayyyyy! ¡Sí! ¡Voy a decier alguna que otra a este monstruo, este ladrón de calzones!"

Al llegar abajo en el vestíbulo del dormitorio, Alejandra vio tres policías jugaban con un perro. Ella quedó de pie y parpadeó por un momento.

"¿Donde está el ladrón?"

"Es él" dijo el policía que vino abajo con ella mientras apuntaba al perro, "él tenía una colección bastante. Pertenece a un alguacil local, irónicamente. Ponía las ropas interiores en un hoyo que había cavado en el patio trasero de un vecino del alguacil. Lo encontramos cuando trató de robar una ropa interior y se atascó en la ventana. Pobre cosa, creemos que sólo estaban aburrido. Todas las ropas interiores están ahí si quiera buscar a suyo."

Alejandra miró a un montón de unas docenas de ropas interiores al lado de la puerta. Estaban cubierto de barro...¿era un gusano?

A ese momento, ella oyó un trueno...y se desmayó.

"¡Arf!" dijo el perro.

Fin.