El misterioso de la ropa interior perdida

  •  
  • 1386
  • 10
  • 2
  • Spanish 
Jul 19, 2012 10:05 ladron ropa interior alejandra calzón
Alejandra era una mujer muy atractiva de diecinueve años y siempre duerme desnudo. Había llegado a la Universidad de los Andes en Bogotá sólo hace seis meses antes, y hasta ahora había disfrutado mucho: nuevos amigos, un dormitorio que era la primera vez que había vivida por su cuenta y sin sus padres, y los clases no eran demasiados malos tampoco. ¡Aún había oido hablar de que el chico que le gustaba a ella quizas ella le gustaba a él!

Una noche, hizo su rutina regular donde se quitaba toda la ropa interior y lo ponía a la mesa al lado de la ventana. Lo que no se sabía a ella era que alguien se había dado cuenta de su rutina. Mientras ella estaba en la cama, y estaba por dormirse, el monstruo lentemente se acerca la ventana, el objeto de su deseo en su vista. Alejandra oyó un ruido y miró al donde vino: ¡había un par de ojos que estaban brillando a ella! Los ojos embestió a la ropa y repentinamente salió escopeteado tan rapido como apareció.

La chica chilló y se largó de la cama como...pues, como una chica desnuda que acabó de ver un monstruo en su ventana.

Primero, chilló un poco más mientras baillaba por su cuarto y, luego, se reconcentró y llamó a la policía:

"¡¡¡Ayudemeeee!!! ¡¡¡Tuve un intruso en mi cuarto!!!" le gritó a la pobre operadora.

"Señora, cálmese, por favor." dijo la operadora.

"¡¡¡EEEEEEEEEEEEEEEEKK!!!" contestó la chica.

"Ay, por dios" chistó la operadora en voz baja, "Señora, digame, ¿ya está allí el intruso?"

"Ehh...no, creo que no, ¡pero no estoy segura! ¡él podría estar afuera! ¡Ayudeeemeee!"

"Ok, señora, ¿donde está?" dijo la operadora.

Alejandra le dio su dirección.

Ella los conoció a la puerta del dormitorio y les encaminó a su cuarta. Agradeciamente, había puesto lo que quedó de su ropa, menos su ropa interior por supuesto.

"¡Era un monstruo con ojos brillantes que embestió a través de mi ventana y llevó mi ropa interior! ¡Hay un perverso acerca de aquí!" dijo Alejandra.

"Ya veo..." dijo el policía, "¿y no tiene ningún reconocimiento del aspecto que esta persona tenía?"

"¿Aparte de los ojos? Noooo, sólo podía ver los ojos, era muy oscuro."

"Ya veo..." contestó el policía, "pues, no sé sobre la legalidad de esta materia, perro..."

"¡¿La legalidad?! ¡Es un robo! ¡Un robo pervertido...de...de...por un perverso! ¡Era mi calzón favorito!" gritó la chica.

"Sí, sí, señora, y vamos a hacer todo lo que podemos para recuperar su calzón. ¿Se ha fijado en cualquiera que quizas había involucrado en éste? ¿Quizas una persona extraña que se ha fijado mirarla o que holgazaneaba acerca del dormitorio y hacía sospechoso..."

"No...no, no recuerdo a nadie como eso, pero hay muchas personas acerca de aquí a todas las horas así..."

"Sí. Pues, el reinado del ladrón de calzones es temporal, lo pillaremos." dijo el policía sin mucho entusiasmo.

Alejandra, quien era un poco despacio, en este momento se dio cuenta que quizas la policía no tomaba en serio completo este crímen.

"Sííí..." ella dijo mientras lo miraba de reojo con feroz, "¡Esperaría así! Esta persona podría ser peligrosa! ¡Podría ser muchos más crímenes como éste!"

"Sí, pues, si robos de calzones estallan, vamos a tener un problema bastante." suspiró el policía.

Alejandra no dijo nada, sólo lo miraba con feroz.

¡Continuará en la parte siguiente!
Learn English, Spanish, and other languages for free with the HiNative app